Todos tenemos una marca personal. Queramos o no, nos guste o no. Nuestra presencia en las redes sociales, lo que escribimos si tenemos un blog, lo que hacemos en Internet. Todo deja una huella que habla de nosotros, de lo que hacemos y de cómo lo hacemos y que es lo que configura nuestra marca personal. Según la definición que ofrece la Wikipedia, marca personal, o ‘personal branding’ en inglés, es «un concepto de desarrollo personal consistente en considerar a determinadas personas como una marca, que al igual que las marcas comerciales, debe ser elaborada, transmitida y protegida, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales. Surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo. A diferencia de otros enfoques de técnicas de mejora profesional que tienden a la mejora de las características personales, este enfoque de marca personal tiende a la promoción personal a través de la percepción que los demás tienen de uno».

Y es que saber gestionarla se ha convertido en un reto importante, ya que si lo hacemos bien podremos exprimir al máximo nuestra presencia en la red y sacarle el máximo partido a nuestra propia marca personal. Y si esto es importante a nivel personal, lo es aún más para los autónomos y los profesionales freelance, ya que será una de las herramientas para conseguir posicionarse como experto en su trabajo y su sector.

Pero crear nuestra propia marca personal es una carrera de fondo, no un rápido sprint. Un proceso constante que no acaba nunca y que debe considerarse dentro de la estrategia global del negocio o del trabajo. Y como tal hay que considerarlo. Y para ello os doy algunas claves para aprender a gestionarla.

Algunos consejos para gestionar correctamente nuestra marca personal
  1. Define una estrategia: Ya hemos hablado antes de esta palabra. Estrategia es un concepto que no podemos dejar de lado si queremos ser eficientes con nuestra marca personal. Antes de nada define qué quieres mostrar, cómo y dónde quieres mostrarlo y las herramientas que utilizarás para hacerlo. Esto es un paso fundamental, ya que todo lo que se haga después tiene que estar enfocado a eso. El objetivo de definir una estrategia es facilitar que después podamos ser coherentes en todo momento con la imagen que mostramos en Internet. Además, establecer qué queremos compartir y dónde nos ahorrará tiempo después.
  2. Pasa a la acción: Una vez que has definido la estrategia, comienza a dar los primeros pasos para crear tu marca personal. Para ello, sé consciente de cuál es tu presencia en Internet y trabaja para que sea la que has definido en la estrategia. Tener tu propio blog, escribir en algunos de referencia, tener tu curriculum vitae online y tu presencia y actividad en las redes sociales será lo que ayude a ello. Combinar una estrategia profesional con una personal es algo que suele dar muy buenos resultados en redes sociales. Mostrar un poco de ti a la vez que transmites tu perfil profesional genera confianza entre las personas que interactúan contigo, pero debes cuidar tu imagen y establecer una estrategia en las publicaciones que hagas en la red.
  3. Demuestra lo que sabes: Uno de los objetivos de la marca personal es promocionarnos y convertirnos en expertos en nuestro sector, por lo que es fundamental demostrar lo que sabes. Para ello, abrir un blog personal o escribir en páginas de referencia nos ayudarán a conseguirlo. Si abres un blog, hazlo bien. Utiliza un dominio propio, busca un diseño adecuado y cuida mucho las publicaciones que haces. No sólo debes saber de lo que hablas sino que debes saber transmitirlo con corrección. Redactar correctamente y sin faltas de ortografía y errores gramaticales es fundamental. Y es que nuestro blog será una de las piezas claves de nuestra marca personal.
  4. Sé auténtico: En tu presencia en Internet debes ser tú mismo y no fingir lo que no se es. Recuerda aquello de que se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Se trata de ser coherente en todas nuestras publicaciones y acciones en Internet y eso sólo es posible si somos nosotros mismos.
  5. Crea una comunidad a tu alrededor: Una de las ventajas de Internet y de las redes sociales es la posibilidad de crear una comunidad y de interactuar con ellos. Dedica tiempo a buscar y encontrar a las personas a las que seguirás y que añadirán valor a tu perfil gracias a lo que ellos compartan contigo. Y no tengas miedo a interactuar con ellos, responde siempre a sus comentarios, comenta sus publicaciones y muestra tus opiniones, siempre con respeto a las de los demás.
  6. Monitoriza tu presencia en la red: Búscate en buscadores como Google y asegúrate que los primeros resultados son páginas gestionadas por ti. Tus publicaciones, tu blog, tus redes sociales. Tener un control de lo que se dice de nosotros en la red es fundamental para nuestra marca personal y para ello puedes utilizar distintas herramientas como crear una alerta de Google con tu nombre o tu marca o páginas como Klout para medir tu influencia.

 

Imagen: Diseñado por Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *